Loader

Cómo crear una web accesible e inclusiva: principios y herramientas

Cómo crear una web accesible e inclusiva: principios y herramientas

Cómo crear una web accesible e inclusiva: principios y herramientas

La accesibilidad web es la capacidad de una web de ser utilizada por todas las personas, independientemente de sus capacidades físicas, mentales o sensoriales, o de las condiciones del entorno en el que se encuentran. La accesibilidad web es un derecho humano reconocido por la ONU, y también una obligación legal para los organismos públicos y algunas entidades privadas.

La inclusión se refiere a la actitud y la práctica de diseñar y desarrollar webs que tengan en cuenta la diversidad humana y que no excluyan a nadie por razones de género, edad, origen, cultura, idioma o cualquier otra característica. La inclusión web es un valor ético y social, y también una oportunidad de negocio para llegar a más clientes potenciales.

Sigue leyendo para saber cómo se crea una web accesible e inclusiva para todos, en base a los principios y las herramientas que te recomendamos.

Cómo crear una web accesible e inclusiva: principios y herramientas

4 min de lectura.

Tabla de contenidos

Los principios de la accesibilidad web

Los principios de la accesibilidad web son las pautas generales que debes seguir para asegurar que tu web sea comprensible, operable, robusta y perceptible para todos los usuarios. Estos principios se basan en las Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web (WCAG) 2.1, que son el estándar internacional de referencia en materia de accesibilidad web.

Los principios de la accesibilidad web son los siguientes:

  • Perceptible: tu web debe presentar la información y los componentes de la interfaz de forma que puedan ser percibidos por los usuarios a través de uno o más sentidos. Para ello, debes:
    • Proporcionar alternativas textuales para el contenido no textual, como imágenes, vídeos o gráficos.
    • Proporcionar alternativas auditivas para el contenido sonoro, como transcripciones o subtítulos.
    • Proporcionar alternativas visuales para el contenido visual, como descripciones sonoras o signos.
    • Adaptar el tamaño, el color y el contraste del texto y las imágenes para facilitar su lectura y distinción.
    • Evitar el uso de elementos que puedan causar convulsiones o reacciones físicas adversas, como destellos o movimientos rápidos.
  • Operable: tu web debe permitir que los usuarios puedan interactuar con ella y navegar por ella mediante diferentes dispositivos o métodos de entrada. Para ello, debes:
    • Hacer que todas las funciones sean accesibles desde el teclado o desde otros dispositivos alternativos, como ratones adaptados o reconocimiento de voz.
    • Proporcionar suficiente tiempo para que los usuarios puedan leer y utilizar el contenido sin presión o interrupción.
    • Evitar el uso de elementos que puedan causar distracción o confusión, como pop-ups, anuncios o animaciones automáticas.
    • Proporcionar mecanismos para ayudar a los usuarios a orientarse y a encontrar el contenido que buscan, como títulos, encabezados, menús o mapas del sitio.
    • Proporcionar mecanismos para ayudar a los usuarios a evitar y corregir errores, como instrucciones, mensajes de ayuda o confirmación.
  • Comprensible: tu web debe presentar la información y los componentes de la interfaz de forma que puedan ser entendidos por los usuarios sin ambigüedad ni dificultad. Para ello, debes:
    • Utilizar un lenguaje claro y sencillo, evitando tecnicismos, jergas o abreviaturas innecesarias.
    • Explicar el significado y el uso de los elementos no convencionales o poco frecuentes, como iconos, siglas o metáforas.
    • Mantener una consistencia y una coherencia en el diseño y el funcionamiento de tu web, siguiendo las convenciones y las expectativas de los usuarios.
    • Adaptar el contenido al nivel de conocimiento y experiencia de los usuarios, ofreciendo opciones para simplificarlo o ampliarlo según sus necesidades.
    • Asegurar la compatibilidad con las herramientas y tecnologías asistivas que utilizan los usuarios, como lectores de pantalla, lupas o sintetizadores de voz.
  • Robusta: tu web debe estar construida con tecnologías y estándares adecuados que aseguren su funcionamiento correcto y su adaptabilidad a los cambios futuros. Para ello, debes:
    • Utilizar un código HTML válido y semántico, que siga las recomendaciones del W3C y que facilite la interpretación y la presentación del contenido por parte de los navegadores y las herramientas asistivas.
    • Utilizar un código CSS válido y modular, que siga las recomendaciones del W3C y que permita separar la presentación del contenido y adaptarla a diferentes dispositivos y resoluciones.
    • Utilizar un código JavaScript válido y accesible, que siga las recomendaciones del W3C y que no impida el acceso al contenido ni a las funciones de tu web en caso de estar desactivado o no ser compatible.
    • Utilizar un código PHP válido y seguro, que siga las recomendaciones del W3C y que evite vulnerabilidades o ataques que puedan comprometer la integridad o la privacidad de tu web o de tus usuarios.

Las herramientas de la accesibilidad web

Las herramientas de la accesibilidad web son los recursos y los servicios que te ayudan a evaluar, mejorar y mantener la accesibilidad de tu web. Estas herramientas pueden ser de diferentes tipos, como por ejemplo:

  • Herramientas de validación: son herramientas que comprueban el cumplimiento de tu web con los estándares y las normas de accesibilidad web, como las WCAG 2.1. Algunos ejemplos son:
    • WAVE: es una herramienta online y una extensión para el navegador que analiza tu web y te muestra los errores, las alertas y las sugerencias de mejora en materia de accesibilidad.
    • AChecker: es una herramienta online que verifica tu web según diferentes niveles y criterios de accesibilidad, y te ofrece un informe detallado con los problemas encontrados y las posibles soluciones.
    • TAW: es una herramienta online que evalúa tu web según las pautas de accesibilidad para el contenido web (WCAG) 2.1, y te ofrece un informe con los resultados y las recomendaciones.
  • Herramientas de simulación: son herramientas que te permiten ver cómo perciben tu web los usuarios con diferentes tipos o grados de discapacidad, como por ejemplo:
    • NoCoffee: es una extensión para el navegador que simula diferentes condiciones visuales, como daltonismo, miopía, cataratas o glaucoma, y te muestra cómo afectan a la visión de tu web.
    • Funkify: es una extensión para el navegador que simula diferentes condiciones físicas, cognitivas o emocionales, como parkinson, dislexia, ansiedad o depresión, y te muestra cómo afectan a la interacción con tu web.
    • WebAnywhere: es una herramienta online que simula el funcionamiento de un lector de pantalla, y te permite escuchar cómo lee el contenido de tu web.
  • Herramientas de contraste: son herramientas que te permiten medir y ajustar el contraste entre el texto y el fondo de tu web, para asegurar su legibilidad y distinción. Algunos ejemplos son:
    • Contrast Checker: es una herramienta online que te permite introducir dos colores y comprobar si cumplen con los niveles mínimos de contraste establecidos por las WCAG 2.1.
    • [Color Safe]: es una herramienta online que te permite generar paletas de colores accesibles para tu web, según el tamaño y el tipo de fuente que utilices.
    • [Color Oracle]: es una aplicación para el escritorio que te permite aplicar un filtro a tu pantalla para ver cómo se ven los colores de tu web para personas con daltonismo.

Para saber más sobre cómo aplicar estos conceptos en tu web, contacta con Cacao y haz que tu web sea fácil de entender, operable, robusta y perceptible para todos tus usuarios.