Loader

Informe de análisis sobre la I Estrategia Andaluza para la Coordinación Sociosanitaria

Informe de análisis sobre la I Estrategia Andaluza para la Coordinación Sociosanitaria

Informe de análisis sobre la I Estrategia Andaluza para la Coordinación Sociosanitaria

El pasado 30 de abril de 2024 el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, aprobó la “I Estrategia andaluza para la Coordinación Sociosanitaria 2024-2027”. La cual pasamos a valorar dentro de la información que el propio Gobierno de la Junta de Andalucía ha publicado.

Informe de análisis sobre la I Estrategia Andaluza para la Coordinación Sociosanitaria

4 min de lectura.

Tabla de contenidos

Diferencias entre estrategia y plan estratégico

Antes de entrar de lleno en el análisis que ha realizado el equipo de Consultoría Sociosanitaria de Cacao, conviene explicar la principal diferencia entre “Estrategia” y “Plan Estratégico”.

Para la aprobación, por parte del Consejo de Gobierno, de un Plan Estratégico todas las Consejerías implicadas en el desarrollo y consecución de objetivos deben emitir por escrito un compromiso del gasto de las partidas presupuestarias que van a destinar a este Plan Estratégico. Mientras que la Estrategia, únicamente establece una estimación presupuestaria para el desarrollo de la misma, sin que exista un compromiso de gasto.

Introduciéndonos dentro del análisis del documento estratégico aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, el pasado 30 de abril, podemos concluir que sin lugar a dudas es un paso muy importante para garantizar, entre otras cuestiones, la continuidad asistencial de las personas que necesitan una atención ininterrumpida para trabajar en la prevención de la dependencia o la mitigación de la misma en caso de cuadros clínicos y sociales que son temporales; como puede ser el caso del ICTUS, fracturas de cadera, etc. Estando todos los objetivos estratégicos enfocados en el desarrollo de servicios que actúen en el sentido anteriormente explicados. Cabe destacar el foco que la Estrategia establece en el apoyo a la familia, así como la reducción de la brecha de género que supone la descarga de los cuidados a la población femenina con personas con potencialidad dependiente o dependientes. Esta última afirmación, está basada en los siguientes estudios:

La aprobación de este tipo de documentos estratégicos, suele provocar una pregunta lógica de la ciudadanía y entidades prestadoras del servicio: 

¿Cuándo será efectiva la prestación de este servicio para personas que necesiten cuidados intermedios?

Dar respuesta a esta cuestión, desde una perspectiva temporal, se prevé complejo; ya que depende de los recursos materiales y económicos que la Administración Pública ponga en el desarrollo de la estratégica, para que esta nueva prestación sea efectiva y suficiente. Pero sí podemos detallar las actuaciones reglamentarias y administrativas que la Administración de la Junta de Andalucía tiene que desarrollar, negociar con agentes sociales implicados y aprobar, que son las siguientes:

  1. Introducción de los centros de los servicios destinados a Cuidados Intermedios dentro del Mapa de Servicios Sociales. Cuestión que ya fue realizada el pasado año 2022 y publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, el 21 de Febrero de 2022 
  2. Acto seguido, se deben regular las condiciones materiales y funcionales, que deben cumplir estos centros para obtener la autorización administrativa que se establezca (en la actualidad Autorización de Funcionamiento y/o Acreditación de Funcionamiento), para la prestación del Servicio Público.
  3. Regulación de los condicionantes que deben cumplir las personas beneficiarias para el acceso a la nueva prestación pública.
  4. Introducción del nuevo servicio público en el Catálogo de Prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía. En este catálogo, se definen entre otras cuestiones, elementos como: naturaleza jurídica de la prestación, nivel de atención, ámbito territorial, origen de la financiación, etc. Por tanto, para la introducción de una prestación el citado Catálogo, es necesario que haya una disponibilidad presupuestaria. Para que esto se dé, tiene existir un aumento de la dotación presupuestaria de la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad o, por lo contrario, una cesión presupuestaria desde la Consejería de Salud y Consumo a favor de la “Consejería de Inclusión”. Ya que el Sistema Público Sanitario de Andalucía, se vería notablemente descargado por la aplicación de la Estrategia recientemente aprobada.
  5. Posteriormente, el órgano o agencia administrativa encargada de la gestión del servicio, que previsiblemente será la Agencia de Servicios Sociales y la Dependencia de Andalucía (ASSDA) o el Servicio Andaluz de Salud (SAS), que deberá definir la fórmula jurídica para la relación entre la Administración y las entidades prestadoras del Servicio Público. Pudiendo tener esta regulación la naturaleza de convenio, concierto social o licitación pública.
  6. Finalmente, el órgano o agencia encargado de la gestión del servicio, deberán asignar las plazas a las entidades prestadoras de servicios, así como la tramitación administrativa para la concesión del servicio a las personas beneficiarias del mismo.

Por tanto, aún queda un largo camino que recorrer para que el servicio principal que marca la “I Estrategia Andaluza para la Coordinación Sociosanitaria” sea efectivo para la ciudadanía. Cuestión que está más que justificada, ya que el Gobierno de Andalucía, ha impulsado un servicio innovador en materia de cuidados; con lo que ello conlleva.