Loader

La resiliencia del sector público frente al cambio climático

La resiliencia del sector público frente al cambio climático

La resiliencia del sector público frente al cambio climático

El cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI, con graves consecuencias para el medio ambiente, la economía, la sociedad y la salud. Según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el calentamiento global ha alcanzado ya 1,1°C respecto a los niveles preindustriales, y podría superar los 1,5°C en la próxima década si no se toman medidas urgentes y ambiciosas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La resiliencia del sector público frente al cambio climático

4 min de lectura.

Tabla de contenidos

El cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI, con graves consecuencias para el medio ambiente, la economía, la sociedad y la salud. Según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el calentamiento global ha alcanzado ya 1,1°C respecto a los niveles preindustriales, y podría superar los 1,5°C en la próxima década si no se toman medidas urgentes y ambiciosas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ante este escenario, el sector público tiene un papel clave para mitigar el cambio climático, mediante la adopción de políticas y medidas que reduzcan las emisiones y fomenten la transición hacia una economía baja en carbono.

Pero también tiene que adaptarse al cambio climático, mediante la implementación de acciones que aumenten su capacidad de resistir, recuperarse y transformarse ante los impactos y los riesgos derivados del mismo. Esto es lo que se conoce como resiliencia climática.

En esta publicación se analiza el concepto y la importancia de la resiliencia climática para el sector público, así como los principales retos y oportunidades para su desarrollo. Para ello, se basa en las fuentes de información disponibles , así como en el marco normativo y estratégico vigente.

Concepto e importancia de la resiliencia climática para el sector público

Según la definición de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se entiende por resiliencia climática la capacidad que tienen los sistemas y entornos naturales de enfrentarse a los efectos y consecuencias provocadas por el cambio climático². La resiliencia implica que cuando un sistema, comunidad o lugar sufre cualquier tipo de perturbación o catástrofe, sea capaz de responder activando medidas y cambios para evitar riesgos, si este problema vuelve a suceder en el futuro.

La resiliencia climática es un concepto multidimensional que abarca aspectos físicos, sociales, económicos e institucionales. Además, es un concepto dinámico que requiere una acción continua y adaptativa ante las condiciones cambiantes del clima y sus impactos.

Razones por las que la resiliencia climática es un concepto relevante para el sector público:

  • El sector público es responsable de garantizar el bienestar y la seguridad de la ciudadanía, así como de proveer servicios públicos esenciales como la salud, la educación, el transporte o la energía. Estos servicios pueden verse afectados o interrumpidos por los efectos del cambio climático, como las sequías, las inundaciones, las olas de calor o las tormentas.
  • El sector público es gestor de recursos naturales y territoriales, como el agua, el suelo, la biodiversidad o el paisaje. Estos recursos pueden verse degradados o amenazados por el cambio climático, lo que puede tener consecuencias negativas para la economía, la sociedad y el medio ambiente.
  • El sector público es impulsor del desarrollo sostenible y de la transición ecológica, mediante la formulación e implementación de políticas públicas que promuevan la mitigación y la adaptación al cambio climático. Estas políticas pueden generar beneficios múltiples para el clima, pero también pueden implicar costes o trade-offs que hay que gestionar adecuadamente.

Retos y oportunidades para el desarrollo de la resiliencia climática en el sector público

Para desarrollar la resiliencia climática en el sector público, es necesario afrontar una serie de retos que suponen desafíos técnicos, organizativos, financieros o políticos:

  • La incertidumbre sobre los escenarios futuros del clima y sus impactos, que dificulta la planificación a largo plazo y la evaluación de riesgos.
  • La complejidad e interdependencia de los sistemas socioecológicos afectados por el cambio climático, que requiere un enfoque holístico e integrado que tenga en cuenta las interacciones y los efectos indirectos o acumulativos.
  • La diversidad y heterogeneidad de los actores y los intereses involucrados en la gestión del cambio climático, que exige una coordinación y una colaboración efectiva entre los diferentes niveles y sectores del sector público, así como con el sector privado y la sociedad civil.
  • La escasez de recursos humanos, técnicos y financieros para implementar acciones de resiliencia climática, que limita la capacidad de respuesta y de innovación del sector público.
  • La falta de concienciación y participación de la ciudadanía sobre el cambio climático y sus consecuencias, que reduce el apoyo social y la legitimidad de las políticas públicas.

Para superar estos retos, es necesario aprovechar las oportunidades que ofrece el desarrollo de la resiliencia climática para el sector público:

  • La mejora de la eficiencia y la calidad de los servicios públicos, al reducir las vulnerabilidades y los costes asociados al cambio climático, así como al incorporar criterios de sostenibilidad y resiliencia en su diseño y gestión.
  • La generación de valor social, económico y ambiental, al crear oportunidades de empleo, innovación, inversión o cooperación en sectores clave para la transición ecológica, como las energías renovables, la movilidad sostenible o la economía circular.
  • La contribución a los objetivos globales de desarrollo sostenible, al alinearse con los compromisos internacionales adquiridos por España en materia de cambio climático, como el Acuerdo de París o la Agenda 2030.
  • La recuperación de la confianza y la cohesión social, al fomentar la participación, la transparencia y la rendición de cuentas en la gestión del cambio climático, así como al promover la equidad y la solidaridad entre los grupos más afectados o vulnerables.

Conclusiones

El cambio climático es un fenómeno global que tiene impactos locales y que afecta a todos los ámbitos de la vida. El sector público tiene un papel fundamental para mitigar el cambio climático, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, pero también para adaptarse al cambio climático, aumentando su capacidad de resiliencia.

En este informe se ha analizado el concepto y la importancia de la resiliencia climática para el sector público, así como los principales retos y oportunidades para su desarrollo. Se ha concluido que es necesario afrontar una serie de desafíos técnicos, organizativos, financieros o políticos que suponen el desarrollo de la resiliencia climática en el sector público. Pero también se ha destacado que existen una serie de oportunidades que pueden generar beneficios múltiples para el clima, el sector público y la sociedad.

Se espera que este informe sirva como punto de partida para reflexionar sobre el papel de la resiliencia climática en el sector público y para impulsar acciones que contribuyan a crear un sector público más sólido, conectado e igualitario para el futuro.