Loader

Resumen del problema de los fondos Next Generation en España

Resumen del problema de los fondos Next Generation en España

Resumen del problema de los fondos Next Generation en España

Los fondos next generation (NGEU) son una iniciativa de la Unión Europea para apoyar la recuperación económica y la transformación verde y digital de los países miembros tras la crisis provocada por la COVID-19. España es uno de los principales beneficiarios de estos fondos, ya que recibirá unos 140.000 millones de euros entre 2021 y 2026, de los cuales unos 70.000 millones serán en forma de transferencias no reembolsables y el resto en forma de préstamos.

Estos fondos se canalizan a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) de España, que se basa en cuatro ejes: transición ecológica, transformación digital, cohesión social y territorial, e igualdad de género. El PRTR incluye 212 medidas, entre inversiones y reformas, que se agrupan en 30 componentes.

Resumen del problema de los fondos Next Generation en España

4 min de lectura.

Tabla de contenidos

Problema

La gestión y ejecución de estos fondos presenta varios problemas y desafíos para España, que pueden limitar su impacto positivo en la economía y la sociedad españolas. Algunos de estos problemas son:

  • Retraso en la aprobación y el desembolso de los fondos. Aunque España fue el primer país en presentar su PRTR a la Comisión Europea en abril de 2021, no recibió la aprobación formal hasta julio de 2021, lo que retrasó el inicio de las inversiones y reformas previstas. Además, el desembolso efectivo de los fondos depende del cumplimiento de una serie de hitos y objetivos que deben ser evaluados por la Comisión Europea cada semestre, lo que puede generar incertidumbre y demoras adicionales. Según los datos disponibles, la ejecución real de los fondos NGEU desde 2021 hasta septiembre de 2022 es aún inferior a 7.000 millones de euros, lo que supone menos del 10% del total de las transferencias previstas.
  • Baja ejecución presupuestaria. El proceso administrativo para asignar los fondos a los beneficiarios finales es complejo y rígido, ya que implica la coordinación entre distintos niveles de gobierno (central, autonómico y local) y la realización de convocatorias públicas y licitaciones competitivas⁴. Además, existe una falta de personal cualificado y capacitado para gestionar los proyectos, así como dificultades técnicas y legales para incorporar criterios ambientales, sociales y de género en la evaluación y selección de los mismos².
  • Baja participación del sector privado. Según una encuesta realizada por el Consejo General de Economistas, sólo un 2,4% de las pymes y un 2,1% de los autónomos han solicitado o recibido ayudas procedentes de los fondos NGEU hasta septiembre de 2022³. Esto se explica por el desconocimiento o la desconfianza sobre las condiciones y requisitos para acceder a las ayudas, así como por la falta de capacidad financiera o técnica para presentar proyectos viables y competitivos. Además, muchos sectores clave para la economía española, como el turismo o el comercio, no están suficientemente representados en el PRTR, lo que limita las oportunidades para impulsar su recuperación y modernización.
  • Insuficiencia o retraso de las reformas estructurales. Los fondos NGEU no sólo tienen como objetivo financiar inversiones públicas y privadas, sino también impulsar reformas estructurales que mejoren el marco institucional, regulatorio y fiscal del país. Sin embargo, algunas reformas clave, como la laboral, la fiscal o la pensional, aún no se han concretado o implementado, lo que puede afectar a la credibilidad y sostenibilidad del plan. Además, algunas reformas pueden generar resistencias sociales o políticas que dificulten su consenso y aplicación.

Recomendaciones

Para superar estos problemas y aprovechar al máximo el potencial de los fondos NGEU, se proponen las siguientes recomendaciones:

  • Agilizar la aprobación y el desembolso de los fondos. Para ello, se sugiere reforzar la coordinación y el diálogo con la Comisión Europea, así como con el resto de los países miembros, para garantizar el cumplimiento de los hitos y objetivos establecidos, y anticipar posibles contingencias o desviaciones. También se recomienda simplificar y flexibilizar los procedimientos administrativos, reduciendo los plazos y los trámites burocráticos, y facilitando el acceso a la información y la asistencia técnica.
  • Aumentar la ejecución presupuestaria. Para ello, se propone incrementar los recursos humanos y materiales dedicados a la gestión de los proyectos, así como mejorar la capacitación y la formación del personal involucrado. También se aconseja incorporar criterios de eficiencia, calidad, transparencia y rendición de cuentas en la evaluación y selección de los proyectos, así como en el seguimiento y control de los mismos. Asimismo, se plantea fomentar la colaboración público-privada y la participación de las entidades locales en el diseño y ejecución de los proyectos.
  • Incrementar la participación del sector privado. Para ello, se sugiere ampliar y diversificar las líneas de financiación disponibles para las empresas, especialmente para las pymes y los autónomos, ofreciendo ayudas directas, avales, créditos blandos o capital riesgo. También se recomienda mejorar la comunicación y la difusión de las oportunidades y requisitos para acceder a las ayudas, así como proporcionar asesoramiento y acompañamiento a los potenciales beneficiarios³. Además, se aconseja revisar y adaptar el PRTR a las necesidades y demandas de los sectores más afectados por la crisis, como el turismo o el comercio.
  • Impulsar las reformas estructurales. Para ello, se propone priorizar y consensuar las reformas más urgentes y relevantes para el crecimiento y la competitividad del país, como la laboral, la fiscal o la pensional. También se recomienda alinear las reformas con los objetivos del PRTR y con las recomendaciones específicas por país emitidas por la Comisión Europea. Además, se aconseja involucrar a los agentes sociales y económicos en el diseño e implementación de las reformas, buscando el mayor apoyo posible.

Tendencias

Para el año 2024 y en adelante, se prevén las siguientes tendencias en relación con los fondos NGEU en España:

  • Aceleración del ritmo de inversión. Se espera que España reciba unos 40.000 millones de euros adicionales en transferencias no reembolsables entre 2024 y 2026, lo que supone un incremento del 67% respecto a los 24.000 millones recibidos entre 2021 y 2023.

Esto implica que España tendrá que acelerar el ritmo de ejecución de los proyectos financiados con los fondos NGEU, tanto en el sector público como en el privado, para evitar perder recursos o incumplir los plazos establecidos por la Comisión Europea.

Según el Gobierno, se prevé que el grado de ejecución presupuestaria de los fondos NGEU alcance el 80% en 2024 y el 100% en 2025, lo que supondría un aumento significativo respecto al 10% registrado en septiembre de 2022.

Para lograr este objetivo, se espera que se agilicen y simplifiquen los procedimientos administrativos, se refuercen los recursos humanos y materiales dedicados a la gestión de los proyectos, y se mejore la coordinación y el diálogo con la Comisión Europea y con las demás administraciones.

Mayor impacto económico y social. Se espera que los fondos NGEU contribuyan a impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo en España, así como a mejorar la competitividad, la cohesión y la sostenibilidad del país.

  • Según las estimaciones del Gobierno, los fondos NGEU podrían aumentar el PIB español en un 2% anual entre 2021 y 2026, y generar unos 800.000 puestos de trabajo adicionales.
  • Según las proyecciones de la Comisión Europea, los fondos NGEU podrían elevar el PIB español en un 5,6% en 2026 respecto al escenario sin fondos, y reducir la brecha de convergencia con la media de la UE en un 45%.
  • Estos efectos positivos dependerán de la calidad y la eficiencia de las inversiones y reformas realizadas con los fondos NGEU, así como de su alineación con las prioridades estratégicas de la UE, como la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorial, y la igualdad de género.
  • Además, se espera que los fondos NGEU tengan un impacto redistributivo favorable, ya que se dirigen a sectores y territorios más afectados por la crisis o con mayores necesidades de modernización.

Mayor integración y cooperación europea. Se espera que los fondos NGEU refuercen el proyecto europeo y la solidaridad entre los países miembros, así como la capacidad de respuesta conjunta ante futuros desafíos o crisis.

  • Los fondos NGEU suponen una iniciativa histórica y sin precedentes de financiación común a nivel europeo, basada en la emisión conjunta de deuda por parte de la Comisión Europea en los mercados financieros.
  • Esto implica un mayor grado de integración fiscal y política entre los países miembros, así como una mayor coordinación y supervisión por parte de las instituciones europeas.
  • También implica una mayor responsabilidad compartida y una mayor rendición de cuentas por parte de los países beneficiarios, que deben cumplir con una serie de condiciones y compromisos para acceder a los fondos NGEU.
  • Además, se espera que los fondos NGEU fomenten la cooperación transfronteriza y el intercambio de buenas prácticas entre los países miembros, así como el desarrollo de proyectos comunes o consorcios europeos en ámbitos estratégicos como la investigación, la innovación o la industria.