Loader
Tendencias emergentes del sector sociosanitario en España

Tendencias emergentes del sector sociosanitario en España

Consultoría Sector Sociosanitario

Hablar de tendencias debería de llevar implícito un planteamiento estratégico de la compañía. Para así instaurar una cultura de empresa que permita coexistir la necesidad de salvar o minimizar los no pocos retos presentes del sector y las amenazas derivadas de la digitalización, reto demográfico, inseguridad jurídica y falta de financiación pública convertirlas en oportunidades.

Las tendencias en el sector de los cuidados vienen marcadas principalmente por el cambio de perfil de persona usuaria. El sector sociosanitario tiene una característica muy particular, ya comentada en nuestras publicaciones e informes. Tenemos que diferenciar la figura de la persona usuaria del cliente. Pues bien, a medida que las primeras generaciones del baby-boom español aumenten en edad estas dos figuras tendrán a coexistir en una misma persona. Con lo que ello supone. Ya que el perfil de cliente/usuario, se modificará sustancialmente. Siendo una persona conocedora de sus derechos, capacidad de decir y de exigir la calidad y personalización de los servicios debiéndose estos ajustarse a las necesidades y hábitos del usuario/cliente. Los integrantes del sector sociosanitario que no respondan a estas y otras necesidades, perderán cuota de mercado a favor de la competencia o de productos sustitutivos como los cuidadores informales.

Con respecto a la aplicación de la tecnología en el sistema de cuidados, es necesaria una primera reflexión, pues debemos actualizar el termino de “nueva tecnología” la llegada de internet, la digitalización de las empresas, etc. ya han perdido el adjetivo de “nueva”. Las nuevas tecnologías, sin duda alguna representan el factor tendencial más claro que afectará al sector sociosanitario. Por lo que tenemos un nuevo “compañero” de trabajo basado en elementos como la inteligencia artificial, el business intelligence, big data o incluso los modelos predictivos. Elementos que no serán demandados por el usuario/cliente de manera directa, pero sí de manera indirecta. Pues estos avances tecnológicos permitirán dar un mayor y mejor servicio basado en la calidad y en la toma de decisiones fundamentada en la evidencia de los datos.

Actualmente nos encontramos ante un escenario de incertidumbre con respecto a la regulación por parte de las Comunidades Autónomas de los requisitos funcionales y materiales de los centros. Aspectos regulatorios que podríamos incluso llegar a la conclusión que afectan a la seguridad jurídica del sector. Pues como es conocido, el “acuerdo de mínimos” que propuso en su día el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Gobierno de España, obliga a las Comunidades Autónomas a adecuar sus regulaciones de centros a dicho acuerdo. Que de manera hábil y de dudoso fundamento jurídico la Administración General del Estado, ha vinculado a la percepción de la financiación del sistema de dependencia. Por tanto, en un escenario idílico deberían ser los agentes sociales que representan a las personas usuarias de los distintos servicios que componen la cartera de Servicios Sociales en materia sociosanitaria, los que decidan cómo quieren ser cuidados en un futuro, si esto no es así, exigencias administrativas y necesidades demandadas por las personas usuarias, serán yuxtapuestas. Teniendo que tomar el operador una decisión estratégica que sin lugar a dudas marcará el camino de su compañía en los próximos años.

En conclusión, no sólo la planificación estratégica de una compañía, sino la actualización constante de esta se vuelve fundamental para hacer coexistir en la vida de la compañía retos presentes con amenazas u oportunidades (dependiendo de la pericia de los gestores), futuras. Sin que un sector suficientemente madurado no termine en teñir de rojo las cuentas de resultados.

 

TENDENCIAS EMERGENTES DEL SECTOR SOCIOSANITARIO EN ESPAÑA