Loader

Gastronomía y negocio: las claves de Álvaro García, consultor gastronómico.

Gastronomía y negocio: las claves de Álvaro García, consultor gastronómico.

Gastronomía y negocio: las claves de Álvaro García, consultor gastronómico.

La gastronomía es un arte, pero también es un negocio. Y como tal, requiere de una visión global, una estrategia clara y una gestión eficiente. No basta con tener un buen producto, hay que saber cómo presentarlo, cómo diferenciarse, cómo llegar al público objetivo y cómo fidelizarlo.

Gastronomía y negocio: las claves de Álvaro García, consultor gastronómico.

4 min de lectura.

Tabla de contenidos

Para conocer las claves del éxito en la gastronomía como negocio, entrevistamos a Álvaro García, consultor gastronómico, creativo, chef y propietario de Cacao. disruptivo que trabaja en Cacao, la consultora especializada en el sector Horeca.

El pasado: aprender de los errores y los aciertos

La gastronomía como negocio tiene una larga historia que se remonta a la antigüedad. Desde entonces, ha habido muchos cambios, avances y retrocesos en el sector. ¿Qué podemos aprender de ellos?

Según Álvaro García, hay cuatro aspectos clave a tener en cuenta:

  • La calidad del producto: es el elemento fundamental de cualquier negocio gastronómico. Se trata de seleccionar los mejores ingredientes, cuidar su conservación, su preparación y su presentación. De ofrecer un producto fresco, sabroso, saludable y atractivo. Respetar las características organolépticas del producto y potenciar su sabor. Encontrar el equilibrio entre la tradición y la innovación. Estar al día sobre las demandas del mercado y las preferencias de los clientes. Ir por delante …
  • La propuesta creativa: es el elemento diferenciador de cualquier negocio gastronómico. Se trata de tener una idea original y defenderla, una visión propia, un estilo único. Hay que sorprender al cliente con algo nuevo, diferente e inesperado. Crear experiencias gastronómicas memorables. Jugar con los sentidos, las emociones y las historias. Combinar sabores, colores, aromas, texturas, temperaturas… Hay que innovar, experimentar y arriesgar. Atreverse a tener personalidad, carácter y alma.
  • La dirección y organización: es el elemento eficiente de cualquier negocio gastronómico. Se trata de establecer protocolos, sistemas de trabajo, roles y responsabilidades. De optimizar los recursos, los proveedores, los productos y los servicios. Hay que controlar los gastos, los ingresos, los beneficios y los impuestos. Medir los resultados, indicadores, datos y feedbacks para tomar decisiones con fundamento. Se necesitan planes de contingencia, de mejora y de crecimiento.
  • El valor diferencial y añadido: es el elemento competitivo de cualquier negocio gastronómico. Consiste en definir la identidad, personalidad, estilo y mensaje. Hay que crear la marca, el logo, el nombre y el slogan. Cuidar la imagen, el diseño, la decoración y el ambiente. Saber transmitir la esencia, filosofía, misión y visión. Conocer al público objetivo, sus necesidades, sus gustos, sus preferencias y sus emociones. Adaptarnos a la ubicación, sus condicionantes y sus oportunidades.

El presente: adaptarse a los cambios y las tendencias

La gastronomía como negocio está en constante evolución. El mercado es cada vez más competitivo, exigente y diverso. Los clientes tienen más opciones, más información y más poder. Los negocios tienen que enfrentarse a nuevos retos, nuevas amenazas y nuevas oportunidades.

¿Cómo adaptarnos a los cambios y las tendencias? ¿Qué hacer para mejorar nuestros negocios? ¿Qué ofrecer para satisfacer a nuestros clientes?

Según Álvaro García, hay cuatro aspectos clave a tener en cuenta:

  • La digitalización: es el elemento imprescindible de cualquier negocio gastronómico. Hay que tener una presencia online, una web, unas redes sociales, ofrecer servicios online, reservas y pedidos online, aprovechar las ventajas de la tecnología, la automatización, la inteligencia artificial, el big data… Estar al día de las novedades, las herramientas, las plataformas y las aplicaciones. Interactuar con los clientes, escucharlos, atenderlos y fidelizarlos.
  • La sostenibilidad: es el elemento responsable de cualquier negocio gastronómico. Esto va de tener un compromiso con el medio ambiente, la sociedad y la economía. De reducir el impacto ambiental, el consumo de energía, el desperdicio de alimentos y el uso de plásticos. De apoyar la producción local, ecológica y de temporada. De promover la responsabilidad social, la inclusión, la diversidad y la solidaridad. De generar valor compartido, beneficios sociales y ambientales. Y de saber comunicarlo.
  • La personalización: es el elemento diferenciador de cualquier negocio gastronómico. Hablamos de ofrecer un servicio a medida, adaptado a las necesidades, los gustos, las preferencias y las emociones de cada cliente. De crear un vínculo con ellos, conocerlos, entenderlos y sorprenderlos. De ofrecer opciones personalizadas, menús a la carta, platos a elegir, ingredientes a combinar… De tener en cuenta las alergias, las intolerancias, las dietas y ocasiones especiales.
  • La diversificación: es el elemento competitivo de cualquier negocio gastronómico. Se trata de ofrecer una oferta variada, amplia y flexible. De adaptarse a los diferentes momentos del día, los diferentes tipos de clientes, los diferentes canales de venta. De ofrecer desayunos, comidas, cenas, meriendas, picoteos, servicios para llevar, para recoger, para eventos, empresas, grupos…

El futuro: anticiparse a las necesidades y las oportunidades

La gastronomía como negocio tiene un gran potencial de crecimiento y desarrollo. El sector está en auge y ofrece muchas posibilidades de innovación y diferenciación. Los clientes están cada vez más interesados en la gastronomía y dispuestos a pagar por ella.

¿Cómo anticiparnos a las necesidades y las oportunidades? ¿Qué hacer para mejorar nuestro negocio? ¿Qué ofrecer para sorprender a nuestros clientes?

Según Álvaro García, hay cuatro aspectos clave a tener en cuenta:

  • La especialización: apostar por una propuesta única de valor, una especialidad propia, un nicho de mercado… Hay que destacar por algo y, gracias a eso, convertirse en referente, líder o experto. Hay que dominar un tipo de cocina, un tipo de producto, un tipo de servicio… Ofrecer calidad, excelencia, prestigio.
  • La fusión: se trata de mezclar lo mejor de cada cultura, tradición y gastronomía. De crear nuevos sabores, platos y experiencias. De abrir la mente, el palada y el horizonte; viajar, conocer y aprender, fusionar lo local con lo global, lo clásico con lo moderno, lo simple con lo sofisticado.
  • La educación: consiste en educar al cliente, al trabajador y al proveedor. De compartir, enseñar y elevar el valor de la gastronomía, su cultura y su historia. De querer y saber transmitir el conocimiento, la técnica y la pasión. De formar al cliente en el producto, el servicio y la experiencia. De formar al trabajador en la calidad, la creatividad y la eficiencia. Y al proveedor en la sostenibilidad, la responsabilidad y la confianza.
  • La colaboración: es el elemento cooperativo de cualquier negocio gastronómico. Hay que colaborar con otros negocios, entidades y personas. Crear redes, alianzas y sinergias. Compartir recursos, ideas, proyectos, generar valor añadido, beneficios mutuos e impacto social positivo. Colaborar con otros negocios del sector Horeca, con entidades públicas y privadas relacionadas con la gastronomía, con influencers y medios de comunicación especializados.

Estas son algunas de las claves de gastronomía y negocio de Álvaro García. Para solicitar una propuesta de sus servicios como consultor gastronómico, contacta con Cacao.

La información a los medios de comunicación sobre la realidad del sector de la hostelería

Los medios de comunicación son una fuente de información e influencia para la opinión pública, y por tanto, tienen una responsabilidad social a la hora de informar sobre el sector de la hostelería. Los medios de comunicación deben ofrecer una imagen veraz y objetiva del sector, evitando estereotipos negativos o simplistas sobre los empresarios o los trabajadores. Para ello, es necesario informar a los medios de comunicación sobre la realidad del sector de la hostelería. Algunas acciones para informar a los medios de comunicación sobre la realidad del sector de la hostelería son:

  • Proporcionar a los medios de comunicación datos e informes actualizados sobre el sector, que reflejen su situación económica, social y laboral.
  • Invitar a los medios de comunicación a conocer de primera mano el trabajo que realizan los empresarios y los trabajadores de la hostelería, mediante visitas guiadas, entrevistas o reportajes.
  • Contrarrestar las informaciones falsas o sesgadas sobre el sector, mediante comunicados oficiales, notas de prensa o redes sociales.
  • Colaborar con los medios de comunicación en campañas de sensibilización o divulgación sobre el sector, que contribuyan a mejorar su imagen pública y su reputación.

Cacao transforma proyectos de restauración en negocios rentables, sostenibles y competitivos, con empleados felices, productivos y leales.

Solicita una propuesta de servicios.