Loader
La relocalización y el friendshoring de las cadenas de suministro

La relocalización y el friendshoring de las cadenas de suministro

Consultoría sector público

La COVID-19, que azotó al mundo entre 2020 y 2022, puso de manifiesto la vulnerabilidad de las cadenas de suministro globales, que dependían en gran medida de proveedores lejanos y de bajo coste, especialmente en Asia. La crisis sanitaria, junto con otros factores como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el Brexit o el cambio climático, provocó una disrupción sin precedentes en el flujo de bienes y servicios, afectando a la competitividad, la rentabilidad y la resiliencia de las empresas.

Ante este escenario, muchas empresas han reconsiderado sus estrategias de localización de sus actividades productivas y logísticas, buscando acercarlas a sus mercados de destino o a países cercanos con los que comparten afinidades culturales, políticas o económicas. Este fenómeno se conoce como relocalización o friendshoring, y supone un cambio de paradigma en la gestión de las cadenas de suministro.

En este informe se analiza el estado actual y las tendencias de la relocalización y el friendshoring de las cadenas de suministro en Europa, así como los beneficios y los desafíos que suponen para las empresas y los gobiernos. Para ello, se basa en las fuentes de información disponibles y el marco normativo y estratégico vigente.

Situación actual y tendencias

Según el estudio «Relocalización y friendshoring: una oportunidad para Europa» realizado por McKinsey en 2023, el 47% de las empresas europeas encuestadas afirmaron haber relocalizado o tener planes de relocalizar parte de su producción o suministro desde Asia a Europa o a países cercanos como Turquía o Marruecos. El 53% restante indicaron que no tenían intención de cambiar su estrategia de localización o que no podían hacerlo por razones técnicas o económicas.

Los principales motivos que impulsan la relocalización o el friendshoring son:

  • La reducción de los costes logísticos y aduaneros, así como el tiempo de entrega, al acortar las distancias entre los proveedores y los clientes.
  • La mejora de la calidad y la seguridad de los productos y servicios, al contar con proveedores más fiables y con estándares más elevados.
  • La mayor flexibilidad y agilidad para responder a las fluctuaciones de la demanda, al tener una mayor capacidad de adaptación y personalización.
  • La reducción del riesgo operativo y geopolítico, al depender menos de proveedores situados en zonas inestables o conflictivas.
  • La mejora de la imagen y la reputación corporativa, al alinearse con los valores sociales y ambientales de los consumidores y las regulaciones europeas.

Las tendencias que favorecen la relocalización o el friendshoring son:

  • El aumento del coste laboral en Asia, especialmente en China, que reduce la ventaja competitiva frente a Europa o países cercanos.
  • El desarrollo tecnológico e industrial en Europa o países cercanos, que aumenta la disponibilidad y la calidad de los proveedores locales o regionales.
  • El incremento de la demanda interna en Asia, especialmente en China e India, que reduce la capacidad exportadora y aumenta la competencia por los recursos.
  • El fortalecimiento del mercado único europeo, que facilita el comercio intraeuropeo y elimina barreras arancelarias y no arancelarias.
  • El impulso de la transición ecológica y digital en Europa, que incentiva la innovación y la sostenibilidad en las cadenas de suministro.

 

Beneficios y desafíos

La relocalización o el friendshoring puede suponer una oportunidad para mejorar la competitividad, la rentabilidad y la resiliencia de las empresas europeas, así como para impulsar el crecimiento económico, el empleo y la cohesión social en Europa. Sin embargo, también implica una serie de desafíos que requieren una adecuada planificación y ejecución. Entre estos desafíos, destacan:

  • La identificación y selección de los proveedores más adecuados para cada actividad o producto, teniendo en cuenta factores como el coste, la calidad, la capacidad, la fiabilidad o la proximidad.
  • La gestión del cambio en las cadenas de suministro, implicando a todos los actores internos y externos, y minimizando los posibles impactos negativos en la producción, el suministro o el servicio al cliente.
  • La inversión en infraestructuras, tecnologías y capacidades que permitan la relocalización o el friendshoring de forma eficiente y efectiva, así como la optimización de los procesos y las operaciones.
  • La adaptación a las normativas y regulaciones locales o regionales de los países de destino, así como al contexto social, cultural y político de los mismos.
  • La evaluación del impacto económico, social y ambiental de la relocalización o el friendshoring, tanto a corto como a largo plazo, y la definición de indicadores y mecanismos de seguimiento y control.

Ejemplos de buenas prácticas:

  • La empresa española Inditex, líder mundial en el sector textil, ha apostado por una estrategia de relocalización y friendshoring que le permite tener una cadena de suministro ágil, flexible y sostenible. El 60% de su producción se realiza en Europa o países cercanos como Turquía o Marruecos, lo que le permite adaptarse rápidamente a las tendencias del mercado y reducir el impacto ambiental de sus operaciones.
  • La empresa francesa Renault, uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo, ha decidido trasladar parte de su producción desde China a Francia, aprovechando las ventajas competitivas que ofrece el mercado europeo. La decisión se basa en el aumento del coste laboral en China, la caída de la demanda interna china y la apuesta por la movilidad eléctrica y sostenible en Europa.
  • La empresa alemana Bosch, líder mundial en el sector de la electrónica y la ingeniería, ha optado por mantener su presencia global y diversificar sus proveedores para reducir su dependencia de China. La decisión se basa en el riesgo geopolítico que supone la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como en la necesidad de garantizar la seguridad y la calidad de sus productos.

CONCLUSIONES

La relocalización y el friendshoring son fenómenos que reflejan el cambio de paradigma en la gestión de las cadenas de suministro globales, que buscan acercar las actividades productivas y logísticas a los mercados de destino o a países cercanos con los que comparten afinidades. Estos fenómenos pueden suponer una oportunidad para mejorar la competitividad, la rentabilidad y la resiliencia de las empresas europeas, así como para impulsar el crecimiento económico, el empleo y la cohesión social en Europa.

En este informe se ha analizado el estado actual y las tendencias de la relocalización y el friendshoring de las cadenas de suministro en Europa, así como los beneficios y los desafíos que suponen para las empresas y los gobiernos.

Se ha concluido que es necesario adoptar una serie de medidas que favorezcan una adecuada planificación y ejecución de estas estrategias.

Estas medidas se basan en identificar y seleccionar los proveedores más adecuados para cada actividad o producto, gestionar el cambio en las cadenas de suministro implicando a todos los actores internos y externos, invertir en infraestructuras, tecnologías y capacidades que permitan la relocalización o el friendshoring de forma eficiente y efectiva, adaptarse a las normativas y regulaciones locales o regionales de los países de destino y evaluar el impacto económico, social y ambiental de la relocalización o el friendshoring.

Se espera que este informe sirva como punto de partida para reflexionar sobre el papel de la relocalización y el friendshoring en las cadenas de suministro globales y para impulsar acciones que contribuyan a crear un sector empresarial más competitivo, rentable e resiliente.

UN SECTOR PÚBLICO IMPULSADO POR DATOS