Loader
Síndrome de Burnout y la atracción del talento

Síndrome de Burnout y la atracción del talento

Consultoría sector sociosanitario

El trabajo es una actividad fundamental para el desarrollo personal y social de las personas, pero también puede ser una fuente de estrés, insatisfacción y malestar cuando las condiciones laborales no son adecuadas o cuando las demandas superan los recursos disponibles. En este sentido, uno de los fenómenos psicológicos más estudiados en el ámbito laboral es el Síndrome de Burnout o de estar “quemado” por el trabajo.

El Síndrome de Burnout se define como una respuesta al estrés laboral crónico que se caracteriza por tres dimensiones: el agotamiento emocional (sentimiento de estar exhausto y sobrepasado por el trabajo), la despersonalización (actitud fría, indiferente o cínica hacia el trabajo o los receptores del mismo) y la baja realización personal (sentimiento de incompetencia, ineficacia o falta de logro en el trabajo).

El Síndrome de Burnout afecta especialmente a los profesionales que trabajan en contacto directo con otras personas, como los sanitarios, los educadores o los trabajadores sociales, ya que tienen que hacer frente a una alta exigencia emocional y a una gran responsabilidad en su labor. Sin embargo, también puede afectar a otros profesionales que se enfrentan a un entorno laboral competitivo, exigente y cambiante.

El Síndrome de Burnout tiene consecuencias negativas tanto para el individuo como para la organización y la sociedad. A nivel individual, el Síndrome de Burnout puede provocar problemas físicos (como fatiga, dolores, insomnio o enfermedades cardiovasculares), problemas psicológicos (como irritabilidad, depresión, ansiedad o baja autoestima) y problemas conductuales (como aislamiento, consumo de alcohol o drogas o conductas violentas). A nivel organizacional, el Síndrome de Burnout puede reducir la productividad, la calidad y la innovación del trabajo; aumentar el absentismo, el presentismo, la rotación y el abandono laboral; y deteriorar el clima y las relaciones laborales. A nivel social, el Síndrome de Burnout puede generar un coste económico y humano considerable, al afectar a la salud pública, al sistema sanitario y a la calidad de los servicios prestados.

Aplicaciones del Síndrome de Burnout y la atracción del talento

El Síndrome de Burnout y la atracción del talento son dos conceptos relacionados que tienen implicaciones para las organizaciones y para los trabajadores. A continuación, se presentan algunas aplicaciones prácticas de estos conceptos:

  • La prevención del Síndrome de Burnout: consiste en identificar y eliminar o reducir los factores que pueden provocar o agravar el Síndrome de Burnout entre los trabajadores. Estos factores pueden ser de tipo individual (como la personalidad, las expectativas o las habilidades), de tipo laboral (como la carga de trabajo, el rol o el clima) o de tipo organizacional (como la cultura, el liderazgo o los recursos). Algunas medidas preventivas son: realizar evaluaciones periódicas del riesgo psicosocial; establecer objetivos claros y realistas; ofrecer apoyo social y emocional; promover la participación y la autonomía; facilitar la conciliación entre la vida laboral y personal; o implementar programas de salud y bienestar.
  • La intervención en el Síndrome de Burnout: consiste en aplicar estrategias para ayudar a los trabajadores que sufren o están en riesgo de sufrir el Síndrome de Burnout a recuperar su salud y su motivación. Estas estrategias pueden ser de tipo individual (como el asesoramiento psicológico, el entrenamiento en habilidades o el cambio de actitudes), de tipo grupal (como los talleres formativos, las dinámicas de equipo o las terapias grupales) o de tipo organizacional (como la reorganización del trabajo, la mejora de las condiciones o el reconocimiento del esfuerzo). Algunas medidas intervencionales son: proporcionar tratamiento médico o psicológico adecuado; fomentar el autocuidado físico y mental; potenciar el desarrollo profesional y personal; o facilitar la movilidad o el cambio laboral.
  • La atracción del talento: consiste en captar a los profesionales más cualificados, competentes y comprometidos para incorporarlos a la organización. Para ello, es necesario ofrecer una propuesta de valor atractiva que diferencie a la organización de sus competidores y que responda a las expectativas y necesidades de los potenciales candidatos. Algunos elementos clave para atraer el talento son: proyectar una imagen positiva y una reputación sólida; ofrecer una retribución justa y competitiva; proporcionar oportunidades de aprendizaje y crecimiento; garantizar un ambiente de trabajo saludable y estimulante; o comunicar eficazmente la misión, la visión y los valores de la organización.
  • La retención del talento: consiste en mantener a los profesionales más cualificados, competentes y comprometidos en la organización, evitando su descontento, su desvinculación o su salida. Para ello, es necesario generar un clima de confianza, respeto y reconocimiento que favorezca la identificación, la implicación y la lealtad de los trabajadores con la organización. Algunos elementos clave para retener el talento son: establecer una comunicación fluida y transparente; ofrecer un feedback constructivo y continuo; proporcionar un liderazgo inspirador y participativo; garantizar un equilibrio entre la vida laboral y personal; o crear una cultura de innovación y mejora continua.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

El Síndrome de Burnout es un problema psicológico que afecta a muchos trabajadores, especialmente a aquellos que tienen una alta exigencia emocional y una gran responsabilidad en su trabajo. El Síndrome de Burnout se caracteriza por un estado de agotamiento físico, mental y emocional, que afecta negativamente al rendimiento, la satisfacción y el compromiso del trabajador con su organización, así como a su salud y a su calidad de vida.

El Síndrome de Burnout tiene un impacto negativo no solo en el individuo, sino también en la organización y en la sociedad. Por ello, es importante que las organizaciones se preocupen por prevenir y combatir el Síndrome de Burnout entre sus trabajadores, y que adopten medidas para fomentar su bienestar, su desarrollo y su fidelización. De esta forma, podrán atraer y retener el talento humano que necesitan para ser competitivas y sostenibles en el mercado.

Big data e inteligencia artificial en el sector sociosanitario