Loader
Informe sobre la RSC y una regulación desde Europa

Informe sobre la RSC y una regulación desde Europa

Consultoría sector sociosanitario

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es el compromiso voluntario de las empresas con el desarrollo sostenible, el respeto a los derechos humanos, la ética, la transparencia y el diálogo con sus grupos de interés. La RSC implica que las empresas no sólo se preocupan por maximizar sus beneficios, sino también por generar un valor compartido para la sociedad y el medio ambiente.

La Unión Europea (UE) ha sido un actor clave en la promoción y el desarrollo de la RSC, tanto a nivel interno como externo. La UE ha definido la RSC, ha establecido una estrategia y unas políticas al respecto, ha fomentado el diálogo y la cooperación entre los diferentes actores, y ha impulsado la transparencia y la rendición de cuentas de las empresas.

Sin embargo, la RSC sigue siendo un concepto heterogéneo y dinámico, que se adapta a los cambios sociales, económicos y ambientales. Por ello, la UE se enfrenta al reto de actualizar y armonizar su marco regulatorio sobre la RSC, teniendo en cuenta las demandas y expectativas de los ciudadanos, las empresas y los socios internacionales.

Objetivos

El objetivo de este informe es analizar la situación actual y las tendencias futuras de la RSC y una regulación desde Europa. Para ello, se abordarán las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué iniciativas ha adoptado la UE en materia de RSC hasta el momento?
  • ¿Qué desafíos y oportunidades se presentan para la UE en materia de RSC?
  • ¿Qué propuestas se plantean para mejorar la regulación de la RSC desde Europa?

 

Metodología

La metodología empleada para elaborar este informe ha consistido en:

  • Realizar una búsqueda bibliográfica en fuentes académicas, institucionales y mediáticas sobre la RSC y una regulación desde Europa.
  • Seleccionar y analizar los documentos más relevantes y actuales sobre el tema.
  • Sintetizar y organizar la información obtenida en un informe estructurado y coherente.

 

Resultados

A continuación, se presentan los principales resultados obtenidos a partir del análisis de la información recopilada.

Iniciativas de la UE en materia de RSC

La UE ha adoptado diversas iniciativas en materia de RSC a lo largo de los años, que se pueden agrupar en cuatro etapas:

  • Primera etapa (2001-2006): Se publica el Libro Verde sobre la RSC, que define el concepto e invita a las partes interesadas a participar en un debate sobre el papel de la UE en este ámbito. Se crea el Foro Multilateral Europeo sobre la RSC, que reúne a representantes de gobiernos, empresas, sindicatos, ONG y consumidores para intercambiar experiencias y buenas prácticas. Se lanza la Alianza Europea para la RSC, que es una iniciativa voluntaria de las empresas para promover la RSC entre sus pares.
  • Segunda etapa (2006-2011): Se publica la Comunicación sobre una estrategia renovada de la UE para 2011-2014 sobre la RSC, que revisa el concepto e introduce los principios de «cumplir o explicar» y «pensar primero en pequeño». Se crea el Grupo de Alto Nivel sobre la RSC, que asesora a la Comisión Europea sobre las políticas y acciones relacionadas con la RSC. Se lanza el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, que es una iniciativa global que invita a las empresas a adherirse a diez principios universales sobre derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anticorrupción.
  • Tercera etapa (2011-2019): Se publica la Comunicación sobre una estrategia renovada de la UE para 2011-2014 sobre la RSC, que redefine el concepto e introduce los conceptos de «valor compartido» y «debida diligencia». Se crea la Plataforma Europea de la RSC, que sustituye al Foro Multilateral Europeo y al Grupo de Alto Nivel, y que tiene como objetivo facilitar el intercambio de información y experiencias entre las partes interesadas. Se aprueba la Directiva sobre la divulgación de información no financiera y sobre la diversidad por parte de determinadas grandes empresas y determinados grupos, que obliga a las empresas a informar sobre sus políticas, riesgos e impactos en materia social, ambiental, de derechos humanos y de lucha contra la corrupción.
  • Cuarta etapa (2020-actualidad): Se publica el Pacto Verde Europeo, que es una estrategia para hacer que la economía de la UE sea sostenible, mediante la transición hacia una energía limpia, circular y climáticamente neutra. Se anuncia el Plan de Acción sobre Finanzas Sostenibles, que tiene como objetivo reorientar los flujos financieros hacia inversiones verdes y sociales, y mejorar la transparencia y la rendición de cuentas de las empresas. Se prepara una nueva estrategia de la UE sobre la RSC, que se espera que se publique a finales de 2021, y que tiene como objetivo reforzar el liderazgo y la coherencia de la UE en este ámbito, tanto a nivel interno como externo.

Desafíos y oportunidades para la UE en materia de RSC

La UE se enfrenta a varios desafíos y oportunidades en materia de RSC, que se pueden resumir en los siguientes puntos:

Desafíos:

  • Asegurar el cumplimiento efectivo y homogéneo de la normativa existente sobre la RSC, tanto por parte de las empresas como por parte de los Estados miembros.

  • Ampliar el alcance y el nivel de ambición de la regulación sobre la RSC, para abarcar aspectos como los derechos humanos, el cambio climático, la biodiversidad, la economía circular, la igualdad de género o la fiscalidad justa.

  • Armonizar los criterios y los estándares sobre la RSC, para evitar la fragmentación y la confusión del mercado, y para facilitar la comparabilidad y la verificación de la información no financiera.

  • Involucrar a todos los actores relevantes en el diseño e implementación de las políticas y acciones sobre la RSC, garantizando un diálogo inclusivo, transparente y constructivo.

  • Promover una cultura empresarial responsable y sostenible, que vaya más allá del cumplimiento legal y que incorpore los valores y principios de la RSC en todas las decisiones y operaciones.

 

Oportunidades

  • Aprovechar el potencial de los fondos europeos, especialmente del Plan de Recuperación Next Generation EU, para apoyar a las empresas en su transición hacia modelos más responsables y sostenibles.
  • Impulsar la innovación social y ambiental, mediante el fomento de la investigación, el desarrollo, la difusión y el uso de soluciones innovadoras que respondan a los retos sociales y ambientales actuales y futuros.
  • Fortalecer el mercado único europeo, mediante el establecimiento de un marco regulatorio común sobre la RSC, que garantice unas condiciones equitativas para todas las empresas, y que mejore su competitividad y su reputación a nivel global.
  • Contribuir al desarrollo sostenible global, mediante el liderazgo y la cooperación de la UE con otros países y organizaciones internacionales, para promover el respeto a los derechos humanos, el medio ambiente y el bienestar social en todo el mundo.
  • Generar valor compartido para todos los grupos de interés, mediante el reconocimiento y la recompensa de las buenas prácticas empresariales en materia de RSC, y mediante el fomento de una mayor participación e implicación de los ciudadanos, los consumidores, los trabajadores, los inversores y las comunidades locales.

Propuestas para mejorar la regulación de la RSC desde Europa

  • Revisar y actualizar el marco normativo existente sobre la RSC, teniendo en cuenta los cambios sociales, económicos y ambientales que se han producido desde su aprobación. Algunas de las medidas que se podrían adoptar son:
  • Ampliar el ámbito de aplicación de la Directiva sobre la divulgación de información no financiera y sobre la diversidad, para incluir a más empresas, especialmente a las pymes, y a más aspectos, especialmente a los derechos humanos, el cambio climático, la biodiversidad, la economía circular, la igualdad de género y la fiscalidad justa.
  • Armonizar los criterios y los estándares sobre la información no financiera, basándose en las iniciativas internacionales existentes, como los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, el Acuerdo de París sobre el Clima o el Pacto Mundial de las Naciones Unidas.
  • Mejorar la calidad y la verificación de la información no financiera, mediante el establecimiento de un sistema europeo de supervisión y control, que garantice el cumplimiento de las obligaciones legales y sancione las infracciones.
  • Fomentar la transparencia y la rendición de cuentas de las empresas, mediante el desarrollo de una plataforma digital europea que facilite el acceso público y gratuito a la información no financiera de las empresas.

Introducir nuevas normas vinculantes sobre la RSC, que complementen y refuercen el marco voluntario existente. Algunas de las normas que se podrían introducir son:

  • Establecer un deber de diligencia en materia de derechos humanos y medio ambiente para las empresas, que les obligue a identificar, prevenir, mitigar y remediar los posibles impactos negativos de sus actividades en estos ámbitos, tanto en sus operaciones propias como en sus cadenas de valor.
  • Crear un mecanismo europeo de reclamación y reparación para las víctimas de violaciones de derechos humanos o daños ambientales causados por las empresas, que les permita acceder a una justicia efectiva y a una compensación adecuada.
  • Adoptar una normativa europea sobre etiquetado ecológico y social para los productos y servicios, que informe a los consumidores sobre el origen, la composición, el proceso de producción y el impacto ambiental y social de los mismos.
  • Implementar una fiscalidad verde y justa para las empresas, que incentive las prácticas responsables y sostenibles, y que desincentive las prácticas perjudiciales o abusivas.

Promover el diálogo y la cooperación entre los diferentes actores implicados en la RSC, tanto a nivel interno como externo. Algunas de las acciones que se podrían realizar son:

  • Reforzar el papel de la Plataforma Europea de la RSC, como un espacio de intercambio de información, experiencias y buenas prácticas entre los representantes de gobiernos, empresas, sindicatos, ONG y consumidores.
  • Implicar a los agentes sociales y económicos en el diseño e implementación de las políticas y acciones sobre la RSC, garantizando una participación inclusiva, transparente y constructiva.
  • Apoyar a las empresas en su transición hacia modelos más responsables y sostenibles, mediante el fomento de la formación, el asesoramiento, la financiación o el reconocimiento de sus esfuerzos.
  • Cooperar con otros países y organizaciones internacionales para promover la RSC a nivel global, mediante el apoyo a iniciativas multilaterales como los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos o el Pacto Mundial, o mediante el establecimiento de acuerdos comerciales o de cooperación que incluyan cláusulas sociales y ambientales.

RETOS Y OPORTUNIDADES DE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL EN EL SECTOR PÚBLICO